Presentan plan para manejo de glaciares en los próximos 10 años

Comparte con tus amigos
La propuesta -elaborada por el Centro de Estudios Científicos, a petición de la Dirección General de Aguas- busca crear una estrategia nacional destinada a mitigar el impacto del cambio climático y la acción del hombre sobre estas masas de hielo. La idea es realizar un mapa científico actualizado de los 25 mil km2 de glaciares.

Glaciar O'HigginsEn materia de glaciares, Chile tiene una posición privilegiada en el hemisferio sur: sin considerar la Antártica, el país posee el 80% de las masas de hielo de esta porción del mundo, que constituyen importantes reservas de agua dulce. Pero es posible que parajes como el Glaciar O’Higgins sean conocidos por las futuras generaciones sólo a través del relato de sus abuelos. Las cifras indican que el 90% de los glaciares chilenos está en retroceso. Una de las pocas excepciones es el Pío XI, en el Parque Nacional Bernardo O’Higgins.

Investigadores del Centro de Estudios Científicos (Cecs) elaboraron un documento titulado “Estrategia Nacional de Glaciares”, a petición de la Dirección General de Aguas del MOP. En más de 500 páginas, los científicos recopilan el conocimiento que existe tanto en Chile como en otros países y entregan una hoja de ruta para que las autoridades puedan evaluar y mitigar las consecuencias del cambio climático o de la intervención directa del hombre en estas masas de hielo, que junto a la nieve representan cerca del 90% de las reservas de agua dulce del planeta, lo que no sólo beneficia a la vida humana, sino que a los ecosistemas naturales en que están circunscritos.

Actualizar información
El documento fue adelantado en la Cumbre Internacional sobre Glaciología, organizada por el Cecs en Valdivia. La idea es completar el inventario de glaciares, ya que -según las estimaciones más recientes- aún falta por catalogar casi 3.000 kilómetros cuadrados, concentrados principalmente en los Campos de Hielo.

Una segunda meta es actualizar la información acumulada hasta ahora de 3.700 glaciares, que ocupan 21.063 kilómetros cuadrados de hielos. “Algunos inventarios se hicieron con fotos aéreas en las décadas de los 50 y 60. Fueron bien hechos, pero han pasado 50 años; queremos saber qué ha sucedido con esos glaciares”, explica el glaciólogo Andrés Rivera, quien encabeza el grupo de investigadores que elaboró la propuesta.

Pero hay más. Los expertos establecieron categorías en función de la profundidad de las investigaciones. En el nivel más básico, sólo se describirán el tamaño y la ubicación del glaciar, mientras que en el nivel más avanzado, se estudiarán otros aspectos de los cuerpos de hielo, como la velocidad de derretimiento y la pérdida de masa. Para esta categoría serían seleccionados sólo cinco glaciares a lo largo del país: el Tapado, en el valle del Huasco; el Universidad, en la cuenca del Tinguiririca; el Mocho-Choshueco, en Panguipulli; el Nef, en el Parque Nacional Laguna San Rafael, y un quinto ubicado en Campo de Hielo Sur. La propuesta es que estos glaciares sean objeto de estudio continuo, con la instalación de estaciones de medición y la realización de expediciones científicas constantes.

El costo total de estos estudios durante 10 años es de, aproximadamente, 52 millones de dólares. ¿Cómo financiar esto? Según Rivera, es importante que las empresas que hacen uso de los recursos hídricos y cuya actividad impacta directa o indirectamente en los hielos, ayuden a costear estos estudios, como muestra de responsabilidad ambiental. “Pero está claro que el rol principal lo tiene el Estado”, acota.

Deja un comentario