El Dragón de la Patagonia, el rey de los hielos y glaciares

Estos son los secretos de uno de los extremófilos más fascinantes del planeta, el único que sobrevive inserto en el hielo glaciar. En Villa O’Higgins, lo estamos buscando.

Andiperla willinki, el “Dragón de la Patagonia. Se le encuentra en glaciares, en grietas, lagos de fusión y también sobre la superficie.

La obsesión de exploradores en la búsqueda de fantásticos habitantes sobre territorios remotos en todo el mundo, ha dado paso a la aparición de míticas criaturas como el ya legendario Abominable Hombre de las Nieves, el Yeti, Pie Grande y otras asombrosas bestias sobre desiertos helados en las montañas, altas latitudes del planeta o en el fondo de desconocidos lagos.
La Patagonia, lejana, inconmensurable y desconocida, no ha estado ajena a la búsqueda de esos extraños habitantes, En eso estaba una expedición francesa, el año 2001 en Torres del Paine, quienes buscando los secretos de los glaciares encontraron una increíble criatura a 40 metros bajo la superficie del hielo, que denominaron “Dragón de la Patagonia”.
No obstante tan ostentosa denominación, el dragón patagónico es un pequeño insecto de aproximadamente 15 mm cuyo nombre cientifico es Andiperla willinki. Fue descrito por primera vez en 1956 por el biólogo francés Aubert Willink, basado en una muestra obtenida en el Glaciar Upsala, en la provincia de Santa Cruz, Argentina. Por años se le creía extinto, sin embargo la expedición francesa lo encontró en una grieta glaciar y le hizo famoso. Le recomendamos ver el video, al final de esta nota, que resume su encuentro. De verdad es fascinante.
Hay nuevos registros, que amplían el rango de distribución de la especie y la ubican sobre los tres campos de hielo del extremo austral patagónico: Norte, Sur y Cordillera de Darwin, además de masas englaciadas periféricas. En nuestra zona, hay registros científicos sobre el glaciar O’Higgins y comunicaciones verbales sobre los glaciares Tigre y Submarino, en las cercanías a Villa O’Higgins.

Ficha Técnica del Dragón de la Patagonia.

Es un insecto plecóptero de la familia Gripopterygiidae. No tiene alas, que no les necesita, ya que está bien adaptado a su especial ambiente englaciado.

Esta criatura es en verdad increíble. Mide entre 1,5 a 3 cm aproximadamente, tiene 3 pares de patas, abdomen dividido en 11 segmentos, color negro y granate y dos ojos compuestos.

Se alimenta de bacterias que viven en el hielo, depositadas por el viento, también de micro algas en las fases larvarias y de desechos orgánicos de ambientes naturales.

Para evitar la congelación, su cuerpo tiene un anticongelante natural a base de glicerol (similar al que se usa en los sistemas de refrigeración de automóviles), que evita que el insecto pueda morir congelado.